Luis Alberto Moreno

Coordinador Recursos Educativos

Distrito 14

Pensamientodiario.blogspot.com.co

Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer. 1 Corintios 1.10

Cada persona es un mundo diferente, tenemos diferentes formas de pensar, diferentes formas de sentir, diferentes formas de ver un mismo problema. Hasta tenemos diferentes talentos y ministerios, pero eso es lo que nos hace únicos y candidatos perfectos para formar parte del cuerpo de Cristo, de la iglesia del Señor, pura y sin mancha.

Unidos en una misma mente, la mente de Cristo, esto nos ayuda a crecer, a ser mejores personas cada día, mejores cristianos, a sobredificarnos en la roca que es Cristo, tal vez el mundo la sociedad nos ha dividido en clases y castas, pero ante Dios, ya no hay judío ni griego, ni libre ni esclavo, ni hombre ni mujer, tampoco hay cristianos de primera y de segunda, sino que todos somos hijos del gran Dios.

Aprender que nuestras diferencias son las que nos hacen crecer como cuerpo, y son las que nos mantienen perfectamente unidos. Unidos con un solo objetivo, llegar al perfeccionamiento, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo, para que nuestros nombres, queden escritos en el libro de la vida. Unidos en santidad y amor, un amor puro y sin fingimiento como corresponde a verdaderos hijos de Dios. Hoy Te invito a amar, incluso a aquellos que te hacen mal.