Las redes sociales son una herramienta, no son buenas ni malas en sí, son exactamente eso, una herramienta. Sí aplicamos sabiduría en ellas, podemos usarlas para que las personas conozcan el mensaje más importante de la historia de la humanidad. El Evangelio Cristo céntrico.